synthroid taking instructions

Inicio > Miscelánea > Tenemos una mente de colmena

Tenemos una mente de colmena

Martes, 25 de Abril de 2017 Dejar un comentario Ir a comentarios

Cada decisión que haces es esencialmente un acto de comité. Los miembros hablan, las opciones son sopesadas, y, finalmente, una sola propuesta de acción sera aprobada por consenso. El comité, por supuesto, es la sociedad del denso tejido de neuronas en tu cabeza. Y aprobado por consenso, en realidad es sólo una manera delicada de decir que la oposición fue silenciada.

Nuestro cerebro parece que no funciona mediante la generación única de acciones correctas y de ejecutarlas en serie, sino que representa muchas posibilidades en paralelo, y suprime todas menos una. 

Cuando esta acción inhibidora se pierde, como sucede en las personas con daño del lóbulo frontal, estas múltiples posibilidades se convierten en una carga, y puede dar lugar a las denominadas conductas de utilización. Tales personas con impedimentos pueden indiscriminadamente alcanzar objetos situados en frente de ellos – un cepillo de pelo o un martillo, por ejemplo – y utilizarlos incluso en contextos inapropiados.

En esencia, a pesar de nuestra sensación de que somos singulares, agentes unificados, nuestra mente se parece más a una colmena dentro de nosotros mismos, nuestro ocupado cerebro con múltiples planes, a menudo esta en conflicto y los intereses deben ser gestionados. Para el Dr. Thomas Seeley, profesor de neurobiología en la Universidad de Cornell, la mente de una colmena es algo más que una metáfora. En un reciente artículo en la Science, Seeley y sus colegas describen un paralelismo entre el profundo potencial del cerebro y los enjambres de abejas para llegar a una decisión. Sin ningún planificador central o decisivo, tanto los cerebros como las colmenas de abejas pueden resolver sus diferencias internas para asumir cursos individuales de acción.

Ver un grupo de abejas es ver un frenesí de diferentes intereses que se unen en un solo pensamiento. Esto es análogo a las neuronas en el cerebro, los cuales deben llegar a un consenso sobre cómo alcanzar una meta de comportamiento mediante la colocación del cuerpo en el espacio. Las abejas en una colmena deben hacer algo similar al momento de decidir dónde mover el superorganismo que es el enjambre. El no poder mover el enjambre como una sola unidad, es aceptar riesgos para la colmena y la pérdida de la reina. Del mismo modo, haciendo un mal movimiento podría exponer a la colmena a los depredadores o las temperaturas extremas.

Al igual que muchos que toman decisiones, para las colmenas, antes de hacer el movimiento de primavera, negocian considerando las distintas posibilidades. Con este fin, varios grupos de exploradores son enviados a buscar un nuevo sitio adecuado para la colmena. Cuando los exploradores regresan, cada una defiende sus nuevos sitios preferidos, con frecuencia diferentes – mediante la realización de la famosa danza de la abeja, una serie de movimientos en forma de ocho que le dice a las otras abejas la dirección y distancia al nuevo sitio potencial. Estas danzas reclutan otras abejas no comprometidas en la colmena para abogar también por el sitio anunciado.

Durante un tiempo, muchos científicos pensaron que esta estrategia de acumular votos en forma constante para una situación particular es suficiente para explicar la decisión final de la colmena. Otros, como Seeley y sus colegas, no estaban satisfechos. ¿Que sucede en los casos en que los grupos de abejas de tamaño similar están abogando por diferentes lugares? ¿No debería ser esto una fórmula para bloquearlas?

Seeley sospecha que la respuesta tenía que ver con los movimiento de cabeza que hacen las abejas. Para explorar esta idea, él y su equipo establecieron por primera vez, enjambres en una isla carente de nidos naturales, y se entregó a los exploradores una elección entre dos nidos artificiales idénticos. Los exploradores que visitaron un sitio se marcaron con pintura amarilla, mientras que los exploradores que visitaron el otro sitio se marcaron con pintura de color rosa. Mediante el etiquetado de estas dos poblaciones diferentes, Seeley y sus colegas tuvieron un sentido marcado de la competencia de estas dos ideas que luego podían ver desarrollarse e interactuar de nuevo en la mente de la colmena colectiva.

Los investigadores encontraron que las abejas exploradoras pintadas de color amarillo y rosa menearon danzas anunciando sus respectivos nidos. Por otra parte, sin embargo, las exploradoras se vieron también haciendo breves zumbidos y cabezazos en la cabeza y tórax de otras abejas. Las abejas danzantes tienden a recibir cabezazos hacia el final de sus danzas, lo que sugiere que los cabezazos fueron una señal para dejar de bailar. El hallazgo más interesante fue cuando se mira quien cabeceo a quién. Las abejas de color amarillo tendieron a recibir estas supuestas señales de parada de las abejas marcadas de rosa, y viceversa. En otras palabras, las dos poblaciones diferentes estaban mutuamente inhibiéndose una a la otra – una propuesta enfrentada contra la otra.

El resultado de este arreglo es que amplifica las pequeñas diferencias entre las diferentes poblaciones de las exploradoras, la creación de una especie del ganador se lleva todo el escenario. Sin señales de parada inhibitorios, la colmena sería capaz de mantener múltiples intereses en conflicto, así como los diferentes grupos de exploradores acumulan más y más votos hasta que la colmena alcanza un estado estable, pero dividida. Con las señales de parada, la colmena dividida es mucho menos estable. Un ligero predominio de un grupo de exploradores se traducirá en una mayor inhibición a otros grupos de exploradores, convirtiendo una pequeña ventaja numérica inicial en una más grande. En varias iteraciones de este proceso, una ligera mayoría inicial se amplifica a un consenso.

Idealmente, en una posterior prueba de seguimiento se han eliminado las abejas para detener las señales y estudiar las consecuencias en el proceso de decisión de la colmena. Puesto que esto es casi imposible de hacer, Seeley y sus colegas optaron en su lugar por un enfoque basado en la simulación. En sus modelos de actividad colectiva de las abejas, detener las señales de inhibición cruzada son esenciales para romper los bloqueos de decisión entre dos nidos igualmente atractivos. Si las señales de parada fueron indiscriminados, o están ausentes por completo, la colmena se mantuvo dividida, y nunca llegaron a un consenso.

Seeley y su equipo han propuesto que la inhibición cruzada puede ser una estrategia general para la toma de decisiones y, de hecho, sus resultados en las abejas de recapitular las características de la toma de decisiones y la formación de patrones en otros sistemas. El tema unificador notable en todos estos sistemas es como el agregado de la inteligencia del enjambre está construido a partir de tan sólo unos pocos tipos de interacciones simples entre los agentes locales. Tanto las neuronas y las abejas son probablemente conscientes de cómo sus impulsos y señales trascienden al individuo, y ponen el sustrato para una más grande, la inteligencia colectiva.

Blogs similares

    Comparte y diviertete:
    • Print
    • Digg
    • StumbleUpon
    • del.icio.us
    • Facebook
    • Yahoo! Buzz
    • Twitter
    • Google Bookmarks
    • BarraPunto
    • Bitacoras.com
    • BlinkList
    • Blogosphere
    • Live
    • Meneame
    • MSN Reporter
    • MySpace
    • RSS
    • Suggest to Techmeme via Twitter
    • Technorati
    • LinkedIn
    • email
    • FriendFeed
    • PDF
    • Reddit
    • Wikio IT
    • Add to favorites
    • blogmarks
    Top Footer